La Procesión de las Turbas (Cuenca)


NOMBRE: La Procesión de las Turbas.

CIUDAD: Cuenca.

FECHAS: Tiene lugar en Semana Santa, la madrugada del Viernes Santo.

RESUMEN: En la multitudinaria Semana Santa conquense se suceden procesiones desde el Domingo de Ramos con "La Borriquilla", acompañada de palmas y ramas de olivo y del paso de Nuestra Señora de la Esperanza; la Procesión de la "Vera Cruz" el lunes, la del "Perdón" del Martes Santo (con la interpretación del Miserere de Cuenca), y la del "Silencio" el miércoles. Los días culminantes son el Jueves Santo por la noche, con la procesión de "La Paz y la Caridad"; y el Viernes Santo, con tres procesiones: al amanecer la del "Camino del Calvario", al mediodía, en el "Calvario", y al atardecer, el "Santo Entierro". La última procesión de la Semana Santa conquense es la de "El Resucitado", el Domingo de Resurrección.


Entre todas estas procesiones destaca como la más emblemática de la semana Santa de Cuenca, el "Camino del Calvario", conocida popularmente como "las Turbas", que fue declarada de interés turístico internacional, y que tiene lugar en la madrugada del Viernes Santo. En ella, los turbos se mofan de la imagen del Redentor haciendo resonar sus desafinadas trompetas y redoblando sus tambores, rememorando popularmente, pero desde el respeto, la burla de la que fue objeto Jesús cuando iba camino del monte Calvario para ser crucificado, todo esto mientras van saboreando el popular “resoli”, el licor típico de Cuenca, para combatir el frío de la noche. De aquí le viene el término peyorativo "procesión de los borrachos", a menudo utilizado erróneamente entre personas no originarias de Cuenca.

Los integrantes de las turbas reciben popularmente el nombre de turbos y van vestidos con las túnicas propias de sus hermandades religiosas, portando además clarines y tambores, generalmente de fabricación casera. Los primeros, muy difíciles de hacer sonar, emiten un sonido desafinado que se denomina clariná, mientras que los segundos tienen un sonido ronco y nunca redoblan. El sonido producido al golpear los palillos del tambor entre sí, se denomina palillá. Miles de golpes de tambor simultáneos alternan con palillás y se entremezclan de manera estruendosa con las clarinás en la madrugada conquense del Viernes Santo.

La procesión está encabezada por los miles de nazarenos que componen las turbas, seguidos por las hermandades de Nuestro Padre Jesús Nazareno del SalvadorSan Juan Evangelista y Nuestra Señora de la Soledad de San Agustín. Los cinco pasos procesionales que desfilan son, por este orden, los siguientes: Nuestro Padre Jesús Nazareno (o Jesús de las Seis), Jesús y La Verónica (La Caída) -ambos pertenecientes a la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno-, San Juan Apóstol Evangelista, de la cofradía del mismo nombre, y El Encuentro de Jesús con María y Nuestra Señora de la Soledad, de la cofradía Nuestra Señora de la Soledad de San Agustín.

ITINERARIO: Desde primeras horas de la madrugada del Viernes Santo, miles de turbos se van congregando junto a la iglesia de El Salvador y las calles aledañas, haciendo sonar sus tambores y clarines en un espectáculo multicolor de sonidos y sentimientos que se prolonga hasta el encierro de la procesión en la misma iglesia. 

La salida del primer paso (el Jesús de las Seis), aproximadamente a las 5:30 horas, es uno de los momentos más emocionantes de la procesión; de hecho, los miles de turbos avanzan mirando ese paso de frente o, lo que es lo mismo, de espaldas al sentido de la marcha, en una explosión de roncos sonidos de tambor y clarinás.
La procesión desciende hacia la Puerta de Valencia. Al llegar a la denominada Cuesta de los Herreros, tiene lugar el canto del motete "Oh, Soledad..." a la Virgen de la Soledad de San Agustín junto a la única fragua que hay en el recorrido de la procesión, la cual se enciende para la ocasión y se hacen sonar martillos de distintos tamaños golpeando un yunque, todo ello "para dar calor a la Madre y no pase frío". Mientras tanto, los banceros siguen moviendo los pasos sobre sus hombros, pero sin avanzar.
Tras ello, se prosigue hacia Carretería, calle considerada hasta hace unos años el centro de la parte moderna de la ciudad de Cuenca, ante millares de espectadores que abarrotan el itinerario procesional. Después, se inicia el ascenso por el casco histórico hasta la Plaza Mayor,11 donde se efectúa un descanso. Es en este lugar donde se suele "bailar" el paso de San Juan Evangelista, entre gritos de "San Juan, el guapo" y "San Juan, que lo baile". Desde allí, la procesión vuelve a la iglesia de El Salvador, pero antes realiza una nueva parada en la que sucede otro de los grandes eventos emotivos de la mañana: el canto del Miserere desde la escalinata de la iglesia de San Felipe Neri. En un momento de la procesión en el que se produce un silencio absoluto en señal de respeto, el Coro del Conservatorio de Música de Cuenca canta a capella un Miserere provocando la emoción y las lágrimas de cientos de personas.
La procesión Camino del Calvario termina en el punto de inicio, la iglesia de El Salvador, a partir del mediodía generalmente, entre el cansancio y la tristeza de los miles de participantes en la misma que, en un último esfuerzo tocando sus tambores y clarines y portando los pasos, y no sin antes volver a bailar a San Juan y haciendo un nuevo silencio total al recibir los pasos de El Encuentro y La Soledad.










SI QUIERES CONOCERLO TODO SOBRE LAS MEJORES CREMAS, VISITA:








SI QUIERES LOS MEJORES CONSEJOS PARA LA PIEL, VISITA:











COMENTARIOS:






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

SI ERES MUJER, ESTA ES TU WEB

LA WEB DE HUMOR CON LOS MEJORES CHISTES DE INTERNET

LA WEB CON LAS MEJORES FRASES PARA COMPARTIR

OTROS BLOGS DE FIESTAS